Historia



Misión

Fortalecer el desarrollo de sus constituyentes proveyendo conocimientos, representatividad multisectorial y protegiendo los valores y fundamentos de la libre empresa. Además, fomentar el desarrollo socioeconómico sostenible de Puerto Rico y
una mejor calidad de vida




Visión

Crear las condiciones socioeconómicas sustentables que potencien la competitividad de Puerto Rico, promoviendo la innovación y el espíritu empresarial.




Valores

Creemos en...
“la Libre Empresa”
“la Competitividad”
“el Desarrollo Económico”
“el Diálogo Multisectorial”
“el Desarrollo de Nuestros
Recursos Humanos”
“el Trabajo en Equipo”
“el Conocimiento”
“la Integridad”
“la Excelencia”
“la Planificación”
“la Innovación”
“la Comunicación”
“la Necesidad de Adoptar Cambios”






La Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR) se formó en 1913 de lo que entonces se conocía por la Lonja de Valores y Víveres de San Juan, constituida por un grupo de hombres de negocio asociados para fines de protección mutua en asuntos estrictamente relacionados con sus empresas individuales. Destinada originalmente a servir como junta de arbitraje para el arreglo de controversias entre comerciantes, la Lonja logró convertirse en el centro del pensamiento y la actividad comercial de San Juan, y hasta cierto punto del resto de la Isla.

Si alguien merece crédito por la ampliación del radio de acción de la CCPR en aquel entonces fue Sosthenes Behn, Presidente de la Compañía del Teléfono. Éste fue quien por primera vez vislumbró la misión de la Lonja como algo que debía rebasar a contratación del arbitraje. Fue él quien asumió el liderato de la nueva doctrina que, en pocos años, transformó la Cámara de Comercio de Puerto Rico, de una organización limitada a asuntos puramente comerciales, en una institución insular interesada en la más mínima actividad propendedora al bienestar general del pueblo puertorriqueño.

Los años de la Primera Guerra Mundial fueron años difíciles para la CCPR. No obstante la increíble prosperidad registrada en 1920, los referidos años se vieron complicados por la escasez, las restricciones y la psicología propia de los tiempos de guerra

La década de 1921 a 1931 representa, en la historia de esta Cámara, un periodo de profundo reajuste. En el curso de esos diez años la Cámara presenció el desplazamiento de la industria del tabaco por la industria de la aguja como la segunda industria de Puerto Rico, en el monto de sus exportaciones y solanos. Sin embargo, la Institución continuó creciendo extraordinariamente, tanto en población como en influencia. La Cámara de Comercio ha jugado un papel de creciente importancia en la formación de la opinión pública y de la actitud y norma de conducta del comercio respecto de todos los problemas de mayor importancia.

En el transcurso de los siguientes veinticinco años, esto es entre los años 1938 y 1963, la CCPR se dedicó a fortalecer, mediante orientación y acciones directas, las actividades más importantes de la vida cotidiana de un pueblo, que comprenden la producción, la distribución y el consumo. Además, concentró parte de sus ejecutorias a tonificar el ideal de la empresa libre que es base esencial de la democracia constitucional.

Durante el período de 1963 – 1988, la CCPR enmienda sus estatutos para atemperarse a las exigencias de una sociedad en pleno desarrollo socio-económico. Entre los cambios principales se incluyen el aumento del número de Comités de socios por sectores de negocios, especialmente encaminados a fortalecer la voz de la empresa privada en los foros de la Rama Legislativa y de la Rama Ejecutiva, tanto en Puerto Rico como a nivel federal.

Otro movimiento de renovación institucional incluye la elaboración de normas que sirvan de pautas para guiar la acción de la Institución en los aspectos principales de la economía, especialmente en el fomento de las exportaciones. en el fortalecimiento de pequeños negocios, en el desarrollo de la manufactura, en el crecimiento comercial mayorista y detallista, y en la expansión de los servicios profesionales y técnicos. También aparecen en este periodo las inquietudes y preocupaciones de la CCPR sobre la calidad ambiental y calidad de vida.

A finales de la década 1960, empieza a cobrar fuerza la incorporación de profesionales en el grupo de trabajo administrativo, como punto de partida para una participación vigorosa y efectiva en vistas legislativas y administrativas a los distintos niveles de gobierno. Se empieza entonces a sistematizar el mecanismo operacional adecuado para preparar y someter memoriales escritos o verbales ante los distintos organismos gubernamentales

En la década de los 70 se comienza a convertir la Asamblea Anual de un sólo día en una Convención Anual de tres o cuatro días, hasta que esta actividad llega a constituir el evento principal del año, no sólo para los socios sino para la comunidad en general. También se empiezan a organizar seminarios de capacitación y adiestramiento y de educación continua para empresarios, ejecutivos, y profesionales del mundo de los negocios. Durante este período se inicia una reevaluación de los servicios a los socios y un mayor esfuerzo por mejorar los mismos en todos sus aspectos.

Desde 1980 hasta 1988, la CCPR se incorporó con mayor dinamismo en el análisis de problemas y en la toma de decisiones sobre aspectos vitales del progreso socioeconómico y cívico-cultural del país. En estos años se revitalizan las estructuras de la Junta Directiva, del Comité Ejecutivo, de los Comités de Trabajo Sectorial y de la Administración. Se mejoran las publicaciones dirigidas a los socios y aumenta el interés de los medios informativos en divulgar opiniones y acciones de la Institución, incluyendo suplementos cada vez más amplios del mayor número de periódicos durante la Convención Anual.